Wanaku

El recorrido hacia los Choros y Punta de Choros está lleno de abundante biodiversidad
donde se pueden apreciar diversos cáctus y una variada cantidad de plantas propias del norte semiárido. El camino también se caracteriza por la aparición de animales propios de la zona, entre ellos nuestro vecino el Guanaco.

Del quechua Wanaku, el Guanaco (Lama guanicoe) es un mamífero de la familia Camelidae propia de América del Sur. De orejas largas y ojos grandes rodeados de largas pestañas,
este animal es naturalmente salvaje e históricamente vive en esta zona siendo una
población numerosa que se desplaza desde la quebrada de Los Choros hacia la cordillera libremente, alimentándose de las plantas, ramas y arbustos. Es muy ágil para correr, pues alcanza hasta los 50 k/hr. Su sistema de defensa se caracteriza por los escupitajos que lanza a sus depredadores. Estos habitantes del Norte Semiárido cumplen una de las funciones más importantes y hermosas del ciclo natural del desierto, pues son los responsables de trasladar las semillas de las plantas que comen a lo largo y ancho del territorio, permitiendo así la reproducción de la flora.

Los Guanacos supuestamente “especie protegida” hoy se ven amenazados por la invasión minera que Dominga pretende instalar en su hábitat, donde además de minimizar su asentamiento (en sus estudios calculan menos de los que hay), ya han sido afectados con la instalación de un cerco de reforestación que ha provocado la muerte de algunos.

El guanaco también dice ¡No a la Mina!, ¡No a Dominga!

Anuncios